Juegos cervantinos

Juegos cervantinos.

Editorial:
SIAL EDICIONES
Año de edición:
Materia
Literatura: historia y critica
ISBN:
978-84-17825-35-5
Páginas:
182
Colección:
SIAL
19,00 €
IVA incluido
En stock (Entrega en 24-48 h)
Añadir a la cesta

Miguel de Cervantes no se libra de un extenso corpus de interpretaciones. Adentrarse en ese boscaje engañoso es siempre una tarea peligrosa, tanto para distinguir las voces de los ecos como para encontrar las entradas y sobre todo las salidas, no digamos ya para decir algo nuevo y con algún sentido. Generalmente se prefiere el lado más serio de Cervantes, sin miedo ni a repetir ni a repetirse, y aunque de sobra es conocido que el alcalaíno no se entiende sin la jovialidad, el humor y la ironía, no suelen ser estas las facetas más explotadas. Juegos cervantinos propone volver sobre la narrativa de don Miguel (sobre el Quijote y sobre las Novelas ejemplares) para valorar las bromas y las ambigüedades características de los juegos literarios que atraviesan de principio a fin una muy admirada producción.
El ingeniosísimo prólogo del Quijote de 1605 se suma a los poemas burlones de los preliminares y a la dedicatoria -Al duque de Béjarpara componer desde el mismo comienzo del libro una presentación muy divertida. Cervantes se vale de un plagio para elogiar al mecenas del momento; juega con las interpretaciones de los lectores (o eso les parece a los lectores de algunas épocas) sobre la idea (extendidísima hoy) de que la novela tiene un origen carcelario; valora y condena al fuego a muchas obras en el famoso -escrutinio-, aunque no es tan fácil distinguir entre las opiniones de unos personajes con intereses muy variados y los gustos de un creador que se oculta o se proyecta de manera muy juguetona; utiliza el silencio como juego a la hora de vestir al fascinante personaje de don Quijote, que desplaza al personaje innominado que recuperará juicio y nombre muy tarde; o de las dos abnegadas compañeras del hidalgo, la sobrina y el ama, configura un retrato sentido y burlón al mismo tiempo. Este puñado de ejemplos, en el mismo arranque del Quijote, prolonga su presencia en muchos casos a lo largo de toda la novela, pero no agota los juegos cervantinos, que en ocasiones convierten en un -signo complejo- una denominación geográfica como Sierra Morena o dibujan o ensombrecen a personajes femeninos aparentemente pasivos o muy activos, como son Luscinda y Ana Félix. Pero no solo el Quijote muestra un ingenio lúdico y magistral, con palabras y silencios, con trazos y con ausencias, sino que las Novelas ejemplares refuerzan un fabuloso poder creativo, de modo muy elocuente cuando se trata de mujeres. Las mujeres de la colección hablan y callan y quedan imbricadas inextricablemente con la organización de sus repectivos relatos en un juego de tornasoles auténticamente sabio.
La colección Prosa Barroca, dirigida por el Prof. Rafael Bonilla Cerezo (Universidad de Córdoba), nació como lugar de encuentro y sala de recreación para los investigadores de la narrativa áurea y curiosos en general. Junto con volúmenes de ensayo, da a conocer en rigurosas ediciones críticas novelas cortesanas, pastoriles, caballerescas, picarescas, bizantinas y moriscas, además de las retóricas y sermones de los oradores del Seiscientos español.